Mensaje de estado

Locating you...

La mirada indígena en la lente / Cambio de Michoacán

Artículo/Blog

Los rituales de las comunidades, el despojo de las tierras, la discriminación, la concepción hacia los recursos naturales, así como el interés por plasmar la mirada de un pueblo en imágenes, fueron las constantes que se observaron en el XII Festival de Cine y Video Indígena, que se realizó en Morelia y en Uruapan del 8 al 12 de agosto.

En este año, el festival rindió un homenaje póstumo al profesor Ireneo Rojas Hernández, a quien ayer por la tarde se le haría un reconocimiento en la clausura, en el Centro Cultural Clavijero, a las 18:00 horas.

En la selección de videos predominó la presencia de realizadores purépechas, aun cuando la convocatoria estaba abierta al público de todos los sectores, son los integrantes de las culturas indígenas quienes participan con la realización de videos y documentales relacionados con su cosmovisión.

Es por ello que siempre serán reconocidos los esfuerzos de este tipo de festivales, porque buscan un espacio en un mundo que constantemente los desplaza, por el desconocimiento del legado y la riqueza cultural del que son portadores los integrantes de las comunidades indígenas.

Las primeras grabaciones en video que llegaron a las comunidades michoacanas, a principios de los años 80, servían como “videocartas”. Las imágenes captadas por la lente eran registradas en un casete con formato VHS, éste se introducía en un sobre y era enviado a los paisanos que habían emigrado a Estados Unidos. Era una forma de contarles cómo había estado la boda del tío Juan o el baile de la fiesta patronal del pueblo.

A la gente le gustaba verse en la “película de la fiesta”. No faltaban las esposas que al momento de las grabaciones se escondían porque no querían que sus maridos que vivían en Estados Unidos las vieran bailando con el vecino del pueblo o con el amigo del tío, “no se vaya a poner celoso y cuando regrese me golpee”, decían.

En el caso de las historias de ficción, que requieren la presencia de actores o de la participación de la gente de las comunidades indígenas, se hace de manera voluntaria sin ninguna retribución económica. La disposición de la gente para participar nunca ha sido un obstáculo, siempre están dispuestos a colaborar, cuentan los realizadores.

Al estar hablados en la lengua natal crea un vínculo de identidad entre las comunidades donde es proyectado. La gente se identifica con las narrativas, la presencia del fuego, el culto a la naturaleza y los rasgos físicos de los actores, crean un puente de identidad entre los nativos y las imágenes.

En una ocasión, Raúl Máximo, uno de los pioneros en Michoacán en realizar video indígena, me comentaba que los videos indígenas buscan plasmar la mirada indígena en sus contenidos. Son los habitantes del pueblo quienes comparten su forma de ver la vida, alejándose de influencias externas, buscando crear su estilo con su propia concepción de la vida.

Explicaba que en la mirada indígena existe un narrador, que es miembro de la comunidad y habla a nombre de la experiencia de toda la colectividad. A diferencia de la mirada occidental, que es individualista y el personaje principal está aislado.

A pesar del escaso financiamiento y la falta de espacios para proyectar las creaciones, los videastas continúan con sus realizaciones, es por ello que debemos acercarnos a conocer sus contenidos y otorgarles el lugar que merecen como portadores y difusores de su cultura.

Este texto ha sido publicado en el sitio Cambio de Michoacán, en la dirección http://www.cambiodemichoacan.com.mx/columna-nc8971 Si lo cita por favor cite la fuente, manteniendo un enlace a la información original. Derechos Reservados, Sociedad Editora de Michoacán S.A. de C.V.

Editorial: 
Cambio de Michoacán
Autores: 
Laura Sillas

Entorno Colaborativo

Nuestra Red de Contactos

Eventos

D L M M J V S
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30